Actualidad

Programa de educación ambiental: "El contenidor marró a l'escola"

Después de la prueba piloto que el Ayuntamiento de Almassora implementó para introducir el contenedor marrón al municipio, surgió la campaña “El Contenidor Marró a l’Escola”, como objetivo de hacer llegar la importancia del compostaje de la fracción orgánica a cada niña y niño de los centros escolares de la localidad.

Se realizaron 108 talleres (uno por cada aula) de una hora de duración, desde primero de infantil hasta sexto de primaria. Se programaron por colegios y la duración fue desde octubre de 2017 hasta marzo de 2018. Los talleres se realizaron en el espacio “Darremur Orgànic”.

Posteriormente, se realizó un espectáculo diseñado para la campaña en cada colegio, en total seis espectáculos

Talleres

Durante los talleres medioambientales, se analizó una muestra de suelo del bosque: sus partes, sus funciones, conocer e identificar los seres vivos, los microscopios y los macroscópicos. Además, se pudo comparar un suelo rico en materia orgánica, en el cual ha habido descomposición, con un suelo desprovisto de vida. Esta dinámica ayudó a comprender los ciclos de la naturaleza y su importancia para ofrecer los servicios ecológicos que necesitamos para vivir.

Posteriormente, crearon un pequeño hábitat en una botella que después cada niño o niña se llevó a casa para poder analizar la evolución del proceso de descomposición y ver cómo viven los seres en el mundo subterráneo.

Finalmente, se acabó la sesión con un juego para entender qué cosas son orgánicas e inorgánicas y con una práctica vivencial para integrar los conocimientos adquiridos sobre este proceso básico: el ciclo de la Vida-Muerte-Descomposición, según el cual funciona toda la Biosfera

Espectáculo ECODISSEA

Se trata de un espectáculo nuevo, que se diseñó expresamente para nuestra campaña, es una propuesta visual y apta para todos los públicos y dirige a informar y fomentar el reciclaje orgánico y el uso del contenedor marrón.

El espectáculo consiste en que, en el año 2580, el planeta Tierra se ha convertido en un vertedero gigante. Parece que ya es demasiado tarde y solo queda una última alternativa, viajar al pasado, al punto exacto en el tiempo donde la humanidad aún podía hacer algo para cambiar su destino Así es como los cronoviajeros llegan al S. XXI, donde ayudados por los habitantes (el público) trataran de solucionar el problema ecológico para poder volver al año 2580 con la esperanza de que la contaminación haya desaparecido.

Es un espectáculo familiar y musical, donde los actores y actrices utilizan diferentes técnicas teatrales e intentan concienciar al público de la importancia del reciclaje orgánico y de respetar los ciclos de la vida de una manera entretenida y divertida.