Actualidad

Ruta por la Vila de Almassora

La Vila es uno de los elementos más destacados de la población de Almassora, ya que en ella se conservan los restos más importantes de nuestros antepasados; encontramos restos de antiguas murallas y entramados callejones que giran en torno a las dos calles principales ( San Vicente y San Joaquín). La Vila también cuenta con dos plazas importantes; La Plaza Mayor, con su pórtico y la Plaza de la Iglesia, en la que se ubica la Iglesia barroca de la Natividad.

Fuera de su casco antiguo encontramos magníficos edificios de principios del Siglo XX como podrían ser El Banco Valencia, el Banco de “La Caixa” o la casa del Doctor Castell.

El casco antiguo de Almassora pertenece a la época de la Reconquista y en él encontramos estrechas calles perpendiculares que esconden restos de antiguas construcciones que constituían los edificios y murallas en aquella época. De todo aquello, solo podemos apreciar escasas ruinas que se repiten a lo largo del antiguo casco histórico.

En él, hallamos El Museo Municipal Arqueológico que alberga restos materiales y humanos de nuestros antepasados. El edificio se encuentra en el 47 de la calle San Vicente.

Aunque hay constancia de que en Almassora se establecieron núcleos de población de diferentes épocas, es en la musulmana cuando se consolida el nombre actual. Fue entonces cuando el califa decidió construir un castillo a modo de defensa y esto dio lugar al enclave de la plaza. Actualmente podemos contemplar una plaza de forma cuadrada en la que se conserva en uno de sus extremos un antiguo pórtico.

A escasos metros, se halla La Plaza de la Iglesia y en ella La Iglesia de la Natividad.

De estilo barroco y declarada Bien de Relevancia Local, es otro de los elementos más representativos de la población. Si analizamos su estructura se trata de un recurso que contiene una única nave central con capillas entre sus contrafuertes. Conserva en un interior un lienzo de Joaquín Oliet Cruella así como una colección de orfebrería

Actualmente solo encontramos restos de lo que fue la casa “del Obispo de Tortosa”. Data del SXV aproximadamente y en ella podemos contemplar algunos restos de muros construidos con piedras trabajadas de la época y alguna ventana gótica.

Se encuentra en un estado bastante degradado y es difícil apreciar todos aquellos detalles que revelan su historia.

En la esquina de La Calle Trinidad con La Calle Santa Quiteria, nos encontramos con el edificio del Banco de Valencia, magnífica construcción de principios del Siglo XX de estilo ecléctico-historicista.

Uno de los elementos que más destaca de la construcción es el óculo que encontramos rematando la fachada del edificio, que se encuentra flanqueado por dos pináculos.

Enfrente del edificio anterior se ubica El Banco de “La Caixa”, considerado Bien de Interés Local y uno de los edificios más emblemáticos de la localidad Almassorina.

En su fachada encontramos elementos relevantes de estilo ecléctico, con influencias de neorrococó. También elementos decorativos relevantes con cerámicas y capiteles decorados.

Como gran joya de estilo modernista, destacamos La Casa del Doctor Castell, edificio que destaca por sus decorados en madera y sus enrejados, creados por el artista Francisco Tomás Traver en 1905. Frente a esta magnífica construcción, encontramos construido, por la familia Castell, “El Teatre Serra” que actualmente mantiene en su fachada las marquesinas de finales del Siglo XIX.

Si continuamos el paseo hacia las afueras de La Vila y nos adentramos por la calle de La Plaza España, nos encontramos con El Mercado Municipal de Almassora. Dicho edificio ha sido declarado Bien de Relevancia Local.

Es un edificio ecléctico que siempre ha sido empleado para usos comerciales. El edificio ha tenido que ir adaptándose a los cambios debido a la aparición de nuevos establecimientos próximos. En su mayoría, se comercializan alimentos perecederos.