Actualidad

El medio litoral de Almassora

El término municipal de Almassora está bañado por el Mar Mediterráneo, y posee un total de 4 kilómetros de costa, de los cuales casi un kilómetro forma parte de la desembocadura del río Mijares. El hecho de que, al contrario de sus poblaciones vecinas, Almassora no posea una marcada tradición pesquera ni un enfoque hacia el turismo masivo de playas propicia que su costa mantenga cierto grado de naturalidad, aunque ello no significa que se mantenga al margen de los impactos costeros derivados de las actividades humanas.

Prácticamente la totalidad de la morfología litoral del municipio corresponde a playas de arena o cantos, pudiéndose practicar el baño en la mayor parte de las mismas. Oficialmente, Almassora posee dos playas: la de Benafelí y la de Pla de la Torre, que han sido acondicionadas para el baño y que poseen todo el equipamiento necesario para ello. En estas playas podemos encontrar vegetación y morfologías típicas de los ecosistemas costeros, con algunas dunas y vegetación adaptada a las condiciones salobres y a los suelos arenosos poco fértiles. También podemos encontrar vegetación alóctona, como las palmeras, cuya finalidad es proporcionar sombra.

En cuanto a la zona correspondiente a la desembocadura del río Mijares, podemos encontrar una morfología típica de un delta fluvial, sin embargo, el encauzamiento del río hacia la Gola Sur y la presencia de presas y pantanos aguas arriba ha propiciado que la Gola Norte y la Gola Fonda se hayan cerrado al mar, formándose un cordón litoral de arena y cantos. En las zonas más bajas del delta puede encontrarse vegetación típica de humedales costeros, así como algunas malladas que se inundan estacionalmente. La Gola Sur, sin embargo, todavía mantiene influencias de un ecosistema fluvial activo, que en este caso propicia la entrada de agua del mar hacia el interior.